"Mariona Rebull" de Ignacio Agustí

"Mariona Rebull" de Ignacio Agustí
"Mariona Rebull" de Ignacio Agustí
Ignacio Agustí, “Mariona Rebull”, Ed. Castalia, 2006

AUTOR

Si quieres saber algo más de este autor haz clic aquí.

SINOPSIS

La obra se publica en 1944 con un gran éxito que dura hasta los años setenta, incluidas varias traducciones. En 1946 se lleva al cine y en los setenta sale la serie televisiva “La saga de los Ríus”. MARIONA… es la crónica social de una época a la vez que una historia de amor, que es la línea central del argumento y el punto del que derivan y en el que convergen los restantes episodios de la acción. En esa historia de amor (o desencuentro amoroso) se distinguen dos partes: una, el noviazgo entre Joaquín Ríus y Mariona; la otra, el matrimonio que fracasa y deriva al adulterio femenino, uno de los temas clásicos de la novela del XIX, que el autor recupera, con los tres personajes del triángulo: el marido austero y aburrido, la casada insatisfecha y el amante vividor y frívolo. Pero, aunque Agustí creía que la novela como género poseía unos rasgos inmutables (narrador omnisciente, orden cronológico, descripción y caracterización de los personajes), su propia trayectoria narrativa confirma suficientemente que la novela realista en el siglo XX tampoco en su lenguaje podía ser idéntica a la escrita en el XIX. El estilo de Agustí, el tono lírico de su prosa, con su abjetivación profusa y reiteradas imágenes vanguardistas, son muestra inequívoca de ello. Sólo tras el simbolismo y el nuevo lenguaje del XX, se aplican palabras como éstas, que se refieren a Mariona y que son, igual que un verso, indescifrables: Luego, los días de la convalecencia. La lluvia, el sol a trechos, la higuera a desnuda en la lontananza...

CONCLUSIÓN

Novela injustamente olvidada. Merece ser recuperada para el público.

Lo cierto es que creo que este libro, y este autor, deberían ser más conocidos de lo que lo son, pues esta historia es de alta categoría, y la descripción que hace de la época y la Barcelona de la época sólo puede ser igualada por “La ciudad de los prodigios” de Mendoza. Sin duda, es uno de los grandes, pero por desgracia, es uno de los grandes desconocidos.

Este libro es mi recomendado a quien le guste lo desconocido, una obra maestra que trata de la Barcelona de principios del siglo XX junto con su continuación “El viudo Ríus”. No olvidaros de este autor… Ignacio Agustí.

Mariona Rebull” es la novela que describe el crecimiento espectacular de la industria textil en Cataluña, sin parangón con el resto de España.

Su autor, Ignacio Agustí, recreó en ella un ambiente de fiesta social y a la vez de trabajo intenso y acumulación de capital, en torno a 1.900. Hay muchas joyas literarias sobre la esplendorosa y vanguardista Barcelona de esa época y también de otras, anteriores, posteriores y actuales, pues esta ciudad mediterránea es un personaje central en cantidad de obras narrativas.

Descubrimos con esta novela las calles, las iglesias, los tipos humanos y por supuesto, las costumbres sociales, tanto las de los patronos como de los obreros en pleno despegue de las fábricas de tejidos en la capital catalana.

No sólo nos hallamos ante la historia de una familia pudiente, en un cuadro al óleo de la sociedad barcelonesa, sino que también Agustí se interna en la psicología del personaje principal, Joaquín Ríus. Por supuesto que Mariona Rebull, la esposa de éste y coprotagonista, tiene un papel transcendental en la trama, pero articular el comportamiento de Ríus en cada situación, internarse en su metódica manera de actuar es el gran logro del escritor.

La novela es la primera de una serie de títulos del autor como “Desiderio”, “Diecinueve de Julio” y “Guerra Civil” en una saga llamada “La ceniza fue árbol”, que reúne auténticas joyas de la novela histórica, en las cuales Ignacio Agustí describe la vida catalana de los primeros cuarenta años del siglo XX.

La obra se inicia suave, casi bucólicamente, narrando la niñez y adolescencia de Ríus, así como la juventud de sus padres. Luego va recorriendo, capítulo a capítulo, la vida cotidiana de una familia de patronos textiles: el cortejo del novio, la puesta de largo de la hija, el fin de semana en la casa de campo, la petición de mano, la boda, la luna de miel, las amistades, los regalos, el viaje en tren por Madrid y Andalucía, el parto, la vida en la fábrica, las inciertas ambiciones políticas de los conocidos, el tiempo de casados sin apuros económicos, y sobre todo el culto a la belleza, a las fiestas, al derroche, a la exhibición de la riqueza, que eran práctica común entre la burguesía barcelonesa del momento.

El lector, ante tanto despliegue de lujo y buena suerte, teme algún manotazo de la desgracia, aunque llega a pensar que el mundo idílico de la riqueza conseguida con esfuerzo no tiene nunca fisuras, como no sea la falta de sentimiento y ligero tufo a infelicidad e hipocresía. Se deleita con los diálogos y las descripciones. Se sitúa en el contexto geográfico e histórico indicado. Descubre Barcelona. La siente en cada página. Aprende a amarla.

Sin embargo, ese lector no está preparado para el grandioso desenlace, donde Agustí despliega toda la fuerza de su pluma en un perfecto y literario colofón.

Rescatemos esta maravillosa novela, que TVE recogió en una serie hace décadas, para una de nuestras lecturas de verano, compaginándola, si es posible, con el placer de un viaje a esta ciudad que es la más visitada de España y la tercera de Europa en cuanto a recepción de turistas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Testimonios del último día" de Rubén Chapela