"La nada cotidiana" de Zoé Valdés

"La nada cotidiana" de Zoé Valdés
"La nada cotidiana" de Zoé Valdés
Zoé Valdés, “La nada cotidiana”, Ed. Salamandra, 2001

AUTORA

Si quieres saber más sobre esta autora haz clic aquí.

SINOPSIS

Ella viene de una isla que quiso construir el paraíso… Así comienza, y así acaba, esta novela desgarradora de Zoé Valdés (La Habana, 1959), sin duda la voz más original y expresiva que ha surgido de Hispanoamérica en los últimos años. Un humor corrosivo y descarnado, una ironía que nace de la decepción y la incredulidad, una exasperación que brota del vacío moral y material que atenaza a un pueblo que se entregó a la ilusión de una vida mejor para todos y acabó aplastado por la propia dimensión de su sueño.

Patria, la protagonista, lleva este nombre porque nació el año en que la Revolución triunfó en Cuba. Ella representa la primera generación de los que nacieron y crecieron en un sistema que debía desterrar para siempre la injusticia. Pero los años han pasado y el paraíso prometido se torna un infierno de frustración y penurias, de apatía y desesperanza, en el que todos, adictos y escépticos, amigos y enemigos, parecen atrapados. Y en esta desolada realidad, Patria, que prefiere que la llamen Yocandra, busca en la escritura, con la rabia que sucede a la impotencia, el camino que la libere del vacío amenazante. Rebelándose contra la sumisa pasión que la ata a dos hombres, el Traidor y el Nihilista, Yocandra se sumerge en el laberinto de la nada y escribe, indefensa, sobre sí misma y los demás, sobre lo que observa y lo que siente. Escribe sobre lo cotidiano y lo banal, lo pasado y lo presente, con esa rabiosa lucidez que mantiene vivo el fuego de la existencia. Escribe para vengarse, para comprenderse y para que la comprendan, escribe hasta que las palabras se adueñan de ella y la empujan hacia un futuro desconocido e incierto donde brilla tenue el pálido albor de la esperanza.

CONCLUSIONES

Es una narración sobre el tema cubano con traza eróticas. El libro es muy normalito.

Es un genial reflejo de un sueño truncado por la cruda realidad. Amor, humor, ironía, venganza… mezcladas en una novela recomendada a todas las personas que quieran sentir el tema cubano más de cerca.

Un libro cotidiano, con el tema mejor escrito en otro lado.

Este libro nos cuenta de los tres amantes de Yocandra, una joven de La Habana, juntos con vistas de la vida cotidiana en aquella ciudad. Varios temas se parecen entre este libro y el de otro libro que también trata de la vida dura en La Habana (“El hombre, la hembra y el hambre”, por Daína Chaviano). Uno de los temas que los libros tienen en común es lo difícil de conseguir comida que a nosotros nos parece cotidiana, como los huevos y el queso. Los dos libros tratan del conflicto interno que sienten los cubanos: si deben emigrar o no, sintiendo el amor a su país de un lado y la desesperación al otro. Valdés ofrece vistas que no encontré en el libro de Chaviano: por ejemplo, oímos de las experiencias de varios cubanos que ya han emigrado (uno a los EEUU y otra a España) y lo difícil que es asimilarse a una sociedad ajena. Después de todo, el libro de Chaviano me impresionó mucho más, tanto en la prosa como en la trama de la novela.

He visto varios comentarios por cubanos que dicen que esta novela (La nada cotidiana) capta la vida cotidiana de Cuba de una forma excelente. No soy cubano así que no puedo negarlo, pero ni el personaje y ni las experiencias de Yocandra parecieron muy interesantes.

La narración fue buena pero no excepcional. Este libro también se puede comprar en inglés con el título no muy conciso de “Yocandra in the Paradise of Nada”.

Este libro tiene dos escenas sexuales bastante gráficas y una de aquellas es muy larga. El libro de Chaviano también tiene algo de eso, pero menos largo y con menos detalles.

Yocandra, la protagonista de “La nada cotidiana”, aunque su nombre original es Patria, cambió su apelativo por un hombre. Ella, que nació en plena revolución y que fue destacada en su nacimiento por la bandera cubana que puse el Ché sobre el vientre de su madre cuando esta se puso de parto en pleno mitin revolucionario, no tiene una vida agradable. Yocandra está marcada por dos hombres: “el traidor” y “el nihilista”, aunque hubiera conocido a otros muchos varones a lo largo de su vida. Es una mujer como otra cualquiera de la isla caribeña que lo que pretende es escribir un libro que llegue a ser Best Seller y enviárselo a su amiga “la gusana” que fue como emigrante a España.

Esta es una novela corta, de sólo 167 páginas y que resulta un relato desgarrador de la sociedad cubana, de sus necesidades, de sus sueños truncados y de sus aspiraciones cortadas de raíz antes de que puedan crecer. Yocandra describe en capítulos a las personas más importantes para ella: sus dos amores, su amigo “el lince” que se convirtió en balsero casi por casualidad y acabó en los EEUU, “La gusana” quien se casó con un español gordo para obtener la nacionalidad, sus padres, revolucionarios convencidos hasta que su madre pierde todo lo que tiene en su casa en unas inundaciones tropicales y descubre que no puede sustituir estos enseres sino tiene los viejos objetos para devolvérselos al estado y que se hunde en estúpidos trámites burocráticos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Testimonios del último día" de Rubén Chapela