"Solas: Gozos y sombras de una forma de vivir" de Carmen Alborch

"Solas: gozos y sombras de una forma de vivir" de Carmen Alborch
Carmen Alborch, “Solas: Gozos y sombras de una forma de vivir”, 256 págs, Ed. Temas de hoy, 1999

AUTORA:


Si quieres saber más sobre esta escritora haz clic aquí.


SINOPSIS


Desde su vivencia, pero sin olvidar que formamos parte de una cultura y de una historia particular, Carmen Alborch nos habla de los profundos cambios que han sufrido las mujeres. Una obra audaz y diferente que rompe esterotipos y que concluye que vivir sola no es estar sola.

CONCLUSIÓN


A mí me gustó mucho, es una reflexión sobre la soledad de las mujeres y cómo esto se ha interpretado a lo largo de la historia. Defiende la independencia de la mujer para elegir su manera de vivir sin depender de la elección del hombre. Recomendable.

Carmen Alborch nos habla de los cambios que han sufrido las mujeres para ser, sobre todo, esposas y madres, de la lucha por salir del anonimato, el sueño de la equidad, el valor de las amigas; la maternidad y la sexualidad de las mujeres solas.

Es buenisimo, para mí es una joya.

El mundo actual está organizado en torno a la pareja y la familia, y el matrimonio se erige como institución primordial que establece las relaciones entre el individuo y la sociedad. Por este motivo, la persona soltera o sola está marcada como diferente o fuera de la norma. Es especialmente la mujer que no está casada la que, debido a la ideología de género postulada por la sociedad patriarcal, padece en mayor medida la marginación y el descrédito. Desde el discurso tradicional se ha defendido la creencia de que la mujer necesita de un hombre para ser feliz, de que el matrimonio es el sueño de toda mujer y de que la mujer está llamada por la naturaleza a tener hijos, construir una familia y dedicarse a ella de manera abnegada. La mujer soltera se aleja de este modelo, lo que ha provocado que tenga que soportar estereotipos negativos, como el de la solterona que no se ha podido casar porque tiene mal carácter o no es agraciada físicamente. En épocas más recientes, a la mujer soltera que vive en la ciudad se le califica como egoísta, excesivamente independiente, promiscua y amenazante para el hombre. En general, a la mujer soltera se la considera amargada, depresiva y fracasada y siempre se piensa que no ha sido capaz de casarse por sus propios defectos. Frente a estas imágenes denigrantes, han surgido investigaciones dedicadas a analizar la verdadera situación de las mujeres que viven solas, generalmente a través de trabajos de campo basados en entrevistas personales. Estos estudios están ayudando a eliminar algunos de estos prejuicios y propagar modelos positivos de las mujeres solteras. En España fue Carmen Alborch la primera que decidió consagrar una monografía a este tema y el éxito que alcanzó con ello es un síntoma de la necesidad que existía en nuestro país de examinar esta realidad esta realidad social desde un prisma feminista.

En su etapa como ministra, Alborch llamó mucho la atención de los medios de comunicación no sólo porque en aquellas fechas todavía el número de mujeres españolas en puestos de poder político era escaso, sino también por su aspecto físico: los trajes de colores claros y llamativos, muy diferentes de la austeridad y clasicismo de los trajes oscuros de sus compañeros ministros, y su pelo largo, suelto, rizado y rojizo, características físicas que en la ideología patriarcal se suelen asociar despectivamente a las mujeres que no se adecuan a las normas tradicionales y se rigen por impulsos y por el sentido de la libertad. En los años noventa y todavía en la actualidad, lamentablemente se sigue juzgando a una mujer que se dedica a la política o desempeña un cargo público por su vestimenta o apariencia física. En una entrevista Alborch reflexionaba precisamente sobre cómo en la sociedad existe una mayor exigencia sobre las mujeres, que deben demostrar constantemente su valía. En su opinión, se presta tanta atención al vestuario de las políticas porque todavía no se ha normalizado la presencia femenina en ese ámbito. Alborch expresa que las políticas se enfrentan a una dicotomía en la que es difícil alcanzar una solución satisfactoria: si se visten de manera masculina, se las critica, y si estéticamente siguen una moda más femenina, llaman demasiado la atención y se las devalúa. La solución que encuentra ella es que aumente la presencia de mujeres en el Parlamento para que se normalice su trato, un camino que definitivamente tomó el Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, al aprobar en 2006 la ley de igualdad o paridad, que promulga que exista el mismo número de hombres y de mujeres en las listas electorales de los partidos políticos.

El compromiso de Alborch hacia la mujer y la mejora general de la sociedad no sólo lo ha desarrollado en el ámbito político o en sus publicaciones jurídicas, sino que también lo ha expuesto a través de sus tres libros de carácter ensayístico, titulados Solas: Gozos y sombras de una manera de vivir (1999), Malas: Realidad y complicidad entre mujeres (2002) y Libres: Ciudadanas del mundo (2004). Como se aprecia ya desde los títulos, estas obras tienen como temática común las cuestiones femeninas. Resulta revelador que la autora haya decidido encabezar sus tres obras con calificativos que referidos a la mujer suponen un desafío de las normas patriarcales. De hecho, estos textos atestiguan, como Alborch ha declarado abiertamente, su posicionamiento feminista ante la vida.

Aunque los dos últimos libros de Alborch han alcanzado bastante reperscusión mediática, no han logrado el éxito de su primer trabajo, Solas, que ha sido traducido a siete idiomas y ha vendido más de trescientos mil ejemplares. La gran acogida que recibió este libro se puede explicar por diversos motivos. Entre ellos, se encuentra, la originalidad y la novedad del tema: por primera vez se dedicaba en España una monografía a analizar la soledad femenina, llegando a reivindicarla desde postulados feministas. De esta manera, numerosas mujeres y también algunos hombres vieron en la obra una representación de los cambios de los modelos de género en la sociedad contemporánea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Testimonios del último día" de Rubén Chapela