"Yerma" de Federico García Lorca


"Yerma" de Federico García Lorca
"Yerma" de Federico García
Lorca
“Yerma", Federico García Lorca, 2006, 128 páginas, Ed. Catedra.

AUTOR


Si quieres saber algo más sobre este autor haz clic aquí.


ARGUMENTO


En distintas ocasiones Lorca declaró que Yerma carece de argumento, que es un carácter desarrollado a lo largo de la obra, que en la obra hay un tema, pero no un argumento.

Yerma, que leva dos años y veinte días de matrimonio cuando comienza la obra, espera con gran ansiedad llegar a tener un hijo. Su marido, Juan, modesto ganadero y labrador de tierras propias, no parece compartir esa ansiedad.

CONCLUSIÓN


FedericoGarcía Lorca debió de comenzar esta obra poco después del estreno de Bodas de Sangre, 8 de marzo de 1933. En mayo de ese año habló de su proyecto a su íntimo amigo Carlos Morla.

El 11 de julio siguiente, en una entrevista con José S. Serna, que había sido uno de los editores de la revista literaria juvenil Ágora, de Albacete, publicada en Heraldo de Madrid, el poeta dijo: “Bodas de sangre es la parte primera de una trilogía dramática de la tierra española.”

La división en cuadros, dos por cada acto, permite una eficaz utilización de los espacios dramáticos. En el primer cuadro aparece el interior de la casa, sin descripción; la vida íntima es todavía posible, porque aún es firme la esperanza de Yerma. Para desrealizar el lugar tan concreto, “la escena tiene una extraña luz de sueño” y la protagonista, sentada, teniendo junto a ella un consturero y ropas, se ha quedado dormida.

En las declaraciones de Lorca a Juan Chabás, el poeta, a punto de terminar Yerma, dice que es “una tragedia con cuatro personajes principales y coros”. Del mismo modo que el término tragedia fue substituido por el de “poema trágico”, también debió de haber en el curso de la creación algunos cambios respecto a los personajes, ya que no podemos determinar cuál sería ese cuarto personaje principal. En cambio, hay pleno acuerdo entre las declaraciones de Lorca al afirmar que en su obra más que un argumento hay el desarrollo de un carácter y el título y el claro predominio de la protagonista sobre todos los otros personajes, en proporción insólita.

Yerma, la protagonista, está ya “marcada” por su nombre, que al servir de título confirma la intención del autor, tantas veces ya mencionada, de plantear el desarrollo de un carácter más bien que un argumento. Su nombre, al recibir valor onomástico nos da a priori el problema dramático y su condición de insoluble.

Juan es, desde casi el comienzo de la obra, la víctima predestinada. Yerma pide de él lo que él no puede dar y ese inevitable incumplimiento modifica toda su vida hasta conducirlo a la muerte violenta, a manos de su mujer.

Victor, ya en la crítica publicada a raíz del estreno, el ilustre crítico don Enrique Díez Canedo señalaba que es un personaje “suscitado por el poeta para dibujar con trazo enérgico la figura de Yerma, como si cercara su contorno con una raya de sombra...” Sus intervenciones breves y escasas no guardan proporción con su gran importancia, que radica en todo cuando puede sugerir a Yerma, más que en lo que él es, dice o hace.

María en su primera aparición (acto primero, cuadro primero) sirve para poner de relieve la femineidad de Yerma, su fina sensibilidad y, también, sus primeras dudas, o al menos su creciente impaciencia acerca de su posibilidad de ser madre. La escena es una de las mas bellas y eficaces de todo el teatro lorquiano.

La Vieja aparece en dos cuadros: el segundo del acto primero y el segundo del tercero. Su función es en ambos muy importante, pero desigual y con bastantes contradicciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Testimonios del último día" de Rubén Chapela