"Anillos para una dama" de Antonio Gala

"Anillos para una dama" de Antonio Gala
"Anillos para una dama" de Antonio Gala

“Anillos para una dama”, Antonio Gala, Ed. Bruno, 1991, 190 páginas.

Gala, un dramaturgo de vibrante estilo que goza del favor del público y de la crítica, nos acerca al conmovedor drama de un personaje frustrado por el papel que se le impone en la vida. Jimena, viuda del Cid Campeador, aspira a ser, sencillamente, una mujer enamorada; pero sus deseos chocan con las convecciones de una sociedad que la obliga a encarnar la memoria de un mito y le niega el derecho a vivir como un ser humano.

Antonio Gala nace en 1936, año en el que estalla la Guerra Civil. España ha recorrido un largo paseo desde entonces. Sus avatares políticos y sociales han sido captados, por el ojo analítico y por la aguda pluma del escritor cordobés.


En las décadas que anteceden a la producción literaria de Gala, asistimos al nacimiento y al desarrollo de importantes movimientos artísticos, que fueron particularmente notables en el teatro. Son momentos en los que el escritor que lleva dentro Antonio Gala se está gestando.

En el ámbito internacional, Ionesco y Beckett, allá por los años 30 y 40, expresaban en escena su concepción de la vida del hombre: el vacío, la nada y la imposibilidad de redención.

Nace Antonio Gala y Velasco el 2 de octubre de 1936. Vive en Córdoba y se educa en el seno de una familia acomodada, que le ofrece una infancia tranquila y feliz, alejada de la dureza y la crueldad de la Guerra Civil. Su padre es un hombre exigente y rígido que ejerce una gran influencia en su hijo.

Anillos para una dama se entrena en 1973. Para entonces, Antonio Gala ya es un conocido dramaturgo cuyas obras han sido repetidamente premiadas. Una de sus creaciones para televisión, Si las piedras hablaran, acaba de obtener un premio cuando ve la luz nuestra obra.

Anillos para una dama presenta a Jimena Días dos años después de la muerte del Cid, su esposo. La acción se sitúa en Valencia, ciudad que Rodrigo Díaz de Vivar había conquistado y de la que ella es dueña y señora. En estas circunstancias, van a desarrollarse dos tramas paralelas que tienen un mismo significado en su desenlace.

Anillos para una dama presenta dos partes que vendrían a coincidir con los actos del teatro convencional.

PRIMERA PARTE: Comienza en la Iglesia Mayor de Valencia, durante una misa por el alma del Cid, muerto dos años antes. A continuación se pasa a la cámara de Jimena en el alcázar de Valencia, donde se desarrollarán los hechos hasta el final del drama.

SEGUNDA PARTE: Aparece Jimena en su cámara del alcázar valenciano. El rey la retiene allí para que “recapacite” sobre su deseo de casarse por amor.

Jimena: Es, sin duda, el personaje mejor estudiado psicológicamente en la obra. Los demás giran a su alrededor, representando los diferentes aspectos de la sociedad a los que Jimena tiene que enfrentarse para hacer valer su individualidad. Para estudiar la Jimena de Antonio Gala hay que tener en cuenta:

a) La persona histórica, real.

b) El personaje literario del Cantar del Mio Cid.

c) El personaje literario de Anillos para una dama.

Mineya: Al igual que en el estudio de Jimena, también aquí hay que señalar tres planos: el histórico, el que recrea el Cantar del Mio Cid y el que imagina Antonio Gala.

Del Minaya Álvar Háñez historico sabemos que fue sobrino del Cid, que participó en numerosos batallas, entre ellas en la conquista de Toledo en 1085 y en su posterior defensa de 1109 contra los almoravidíes. Murio en conbate contra fuerzas de Alfonso I de Aragón en 1114.

Alfonso: Alfonso VI, el Bravo, subió al trono de León en 1065, a los 25 años. Destronado por su hermano Sancho III de Castilla, a su muerte fue rey de ambos reinos hasta 1109. Conquistó Toledo, aunque la fortuna no le fue propicia en la guerra, siendo derrotado numerosas veces.

Jerónimo: Como dice Carolyn Harris, “es el representante chistoso de la Iglesia que se pone al lado del poder”. También hay un personaje histórico detrás de él; se trata de un monje francés de la orden de Cluny que vino a la Península en 1906.

María: Es una de las dos hijas del Cid y Jimena. Se casó dos veces: la primera con un infante de Aragón del que enviudó sin descendencia en 1103, y la segunda con Ramón Berenguer III, conde de Barcelona, del que tuvo dos hijas.

El Cantar de Mio Cid la llama doña Sol y la convierte en protagonista, junto a su hermana Cristina (Elvira en el Cantar) de una inexistentes bodas con los infantes de Carrión, y del episodio del Robledal de Corpes, en el que son maltratadas y abandonadas por sus esposos.

Constanza: Es el aya y la dama de compañía de Jimena en Anillos para una Dama. Ana Padilla estudia sus precedentes literarios y la entronca con las criadas de Lorca, del teatro romántico y la lleva hasta la comedia elegiaca y la humanística.

Anillos para una dama parte de unos hechos históricos que tienen lugar en la España del siglo XI y que ya fueron poetizados por el anónimo autor o autores del Cantar de Mio Cid allá por el siglo XIII. Antonio Gala utiliza ambos planos, el histórico y el literario, para ambientar su obra.

Gala es uno de los dramaturgos españoles con mayor éxito de público. No escribe para intelectuales, sino para todo el mundo.

Uno de los rasgos más característicos del estilo de Anillos para una dama es el empleo de anacronismos, es decir, voces o situaciones que luden al presente del autor (siglo XX) y que contrastan con la época en la que sitúan los hechos (siglo XII). Sigue Antonio Gala la tendencia de los franceses Jean Guiradoux y Jean Anoulih, que a mediados de nuestro siglo revitalizaron este recurso, que había sido muy habitual en la lieratura de la Edad Media.

Ya hemos dicho que el lenguaje de Antonio Gala pretende ser claro. Esto no quiere decir que imite el lenguaje común.

¿Desmitificación del Cid, de doña Jimena, de España? ¿Alegoría de la España de los años 70?

OBRAS DE ESTE AUTOR EN ESTE BLOG

- Anillos para una dama

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Testimonios del último día" de Rubén Chapela

"Latidos de guerra" de Cristian Serrano Galdón